Return to Full Page

¿Qué es el Plan de Ruinas?

La Diputación, por acuerdo de Pleno de fecha 29 de noviembre de 2013, acordó poner en marcha una serie de medidas de apoyo a los municipios de la provincia de Valladolid de menos de 1.000 habitantes en materia de ruinas y por acuerdo de 30 de mayo de 2014 estas medidas se hacen extensivas a los municipios de entre 1.000 y 10.000 habitantes. 

Estas medidas consisten básicamente en la tramitación material de los expedientes, previa solicitud de los ayuntamientos afectados, de:

•Ruinas. 
•Ordenes de ejecución de inmuebles cuando afecte a la seguridad en el dominio público. 
•Ejecución Subsidiaria, cuando las medidas que se acuerden en las declaraciones de ruinas y en las órdenes de ejecución no se adopten por los propietarios de los inmuebles afectados.
•Además, el cobro a los propietarios de los gastos que se le generen a la Diputación por ejecutar subsidiariamente las obras necesarias se realizará a través del REVAL en los municipios de menos de 1.000. En los de entre 1.000 y 10.000 será facultativo para los ayuntamientos delegar estas facultades de cobro de los gastos a los particulares o gestionar el cobro desde el Ayuntamiento.


La ejecución de este programa de RUINAS se desarrolla en cinco fases claramente diferenciadas:

PRIMERA FASE: ENCOMIENDA DE GESTIÓN, ACEPTACIÓN DE LA ENCOMIENDA Y PUBLICACIÓN DEL CONVENIO. 

1.El pleno del Ayuntamiento acuerda encomendar a la Diputación la gestión de los expedientes de ruina, orden de ejecución y ejecución subsidiaria; aprobar el texto del convenio; y en su caso, delegar en REVAL (siempre en los de menos de 1.000 habitantes, optativo para los de más de 1.000) la liquidación y la recaudación de los gastos generados por estas actuaciones materiales.
2.La Diputación en Pleno acepta la encomienda de gestión y en su caso REVAL aceptará también la delegación de la competencia de liquidación y recaudación de los gastos generados.
3.Se procede a publicar en el BOP la correspondiente encomienda de gestión, el texto del convenio y en su caso la delegación en REVAL, enviándose al Ayuntamiento un ejemplar del convenio suscrito.

SEGUNDA FASE: SOLICITUD DE ACTUACIÓN.

1.Una vez que se reciba el convenio firmado el Ayuntamiento podrá solicitar a la Diputación el/los inmuebles/s sobre los que considera necesario actuar.
2.La Diputación comprueba si el inmueble está incluido en el convenio (entre otros, no se incluyen los inmuebles que estén en suelo urbanizable o rústico, ni los que son de propiedad pública o las bodegas, etc.) y si se envía la documentación oportuna. 

TERCERA FASE: TRAMITACIÓN DEL CORRESPONDIENTE EXPEDIENTE.

a)Informe técnico.

1.En el caso de que sean inmuebles cerrados, sin acceso desde la vía pública el Servicio de Asesoramiento Local de la Diputación se pone en contacto con el particular, bien vía telefónica o en su caso se escribe una carta a los propietarios para que faciliten el acceso. En caso contrario, se solicita entrada a los juzgados de lo contencioso-administrativo. 
2.El técnico de la Diputación procede a realizar visita de inspección al inmueble sobre el que se pretende la actuación.
3.Realizada la visita de inspección el técnico emite el correspondiente informe que servirá de base para tramitar el expediente de ruina o de orden de ejecución.

b)Declaración de Ruina u orden de ejecución. 

1.Redactar el texto de decretos y notificaciones, que se envían a los correspondientes municipios para la firma de alcaldes y secretarios.
2.Remitir las notificaciones a los particulares. 
3.Publicar en el BOP y en la página web de la Diputación el trámite de información pública de las ruinas y las notificaciones edictales en el BOE de los propietarios y titulares de derechos que estén ausentes o sean desconocidos.
4.Remitir los expedientes cuando los inmuebles son BIC o cuentan con algún tipo de protección cultural a la Comisión de Patrimonio de la Consejería de Cultura.
5.Los particulares, una vez que reciben los decretos de inicio de estos expedientes podrán examinar toda la documentación que obra en el expediente en el Servicio de Asesoramiento Local. En este momento surgen multitud de incidentes y consultas que se plantean en el Servicio.
6.Una vez declarada la ruina o la orden de ejecución, se notifica al particular indicándole que ha de proceder a la demolición del edificio en caso de ruina (salvo inmuebles catalogados o declarados BIC que habrá que actuar de acuerdo con las prescripciones determinadas por la comisión de patrimonio) o a realizar las actuaciones que se indican en la orden de ejecución y se apercibe que, de no hacerlo, lo hará el Ayuntamiento a su costa (cuarta fase). 
7.En el supuesto de ruinas se ha de solicitar licencia de demolición, acompañada del correspondiente proyecto técnico. En las ordenes de ejecución no hay que solicitar licencia ni presentar proyecto, se realizarán las obras que se indican y de la forma que se recogen en el informe técnico.

CUARTA FASE: EJECUCIÓN SUBSIDIARIA

1.Solicitud del Ayuntamiento de ejecución subsidiaria cuando el particular no realiza las actuaciones en las declaraciones de ruina o en las órdenes de ejecución, cuando en este último caso resulte afectada la seguridad en el dominio público.
2.Redactar el texto de decretos y notificaciones de ejecución subsidiaria, que se envían a los correspondientes municipios para la firma de alcaldes y secretarios.
3.Remitir las notificaciones a los particulares. 
4.Publicar las notificaciones edictales en el BOE de los propietarios y titulares de derechos que estén ausentes o sean desconocidos.
5.Remitir los expedientes cuando los inmuebles son BIC o cuentan con algún tipo de protección cultural a la Comisión de Patrimonio de la Consejería de Cultura.
6.Solicitar, en su caso, entrada en domicilio a los Juzgados de lo Contencioso Administrativo para que el técnico pueda redactar el proyecto y para la realización de las obras pertinentes. 
7. Solicitar, en su caso, el auxilio de los Cuerpos y Seguridad del Estado.
8.Realizar anotaciones marginales en el Registro de la Propiedad.
9.Contratar en su caso a cerrajeros, redactores de proyecto, directores de obra, así como empresas de construcción o demolición, lo que implica tramitar distintos expedientes de contratación.

QUINTA FASE: Liquidación y Recaudación de los gastos generados por las ejecuciones subsidiarias por REVAL.