La Caja de Crédito Municipal, es un instrumento fundamental para conseguir la colaboración económica a la que la Ley de Bases de Régimen Local se refiere en cuanto que sirve de instrumento de financiación de las aportaciones que las Entidades Locales hacen a los Planes Provinciales de Cooperación.

A través de la Caja de Crédito Municipal, la Diputación concede anticipos reintegrables a los municipios para financiar la aportación económica que estos hagan a los Planes Provinciales de Obras y Servicios de la Diputación o a cualquier otro Plan que apruebe la Diputación para obras y servicios.

Las condiciones y requisitos para que los municipios puedan obtener un anticipo reintegrable las fija el Pleno de la Diputación anualmente, dentro de las condiciones generales establecidas en el Reglamento regulador de la Caja.